¡Se reactiva la vivienda en renta! (Oportunidad de negocio)

Durante las últimas décadas, la oferta de vivienda en renta estuvo sin crecimiento, causando un déficit respecto a la demanda. En el caso de la Ciudad de México esta situación comienza a tener una tendencia positiva y se convierte en un negocio bastante atractivo, dejando a los propietarios rendimientos mensuales de entre el 0.6% y el 1.5% del valor del inmueble.



Según datos del Instituto de Administradores de Inmuebles de la AMPI (Asociación Mexicana de Profesionales Inmobiliarios), ya es buen negocio comenzar a rentar tu propiedad en la Ciudad de México, aunque la oferta se ha incrementado un 50% respecto a la década anterior (pasando de números más, números menos; de un millón a un millón y medio de inmuebles disponibles). Existe una altísima demanda por parte de ciudadanos que quieren habitar dentro de la CDMX y se cuentan con instrumentos de protección al propietario en caso de que el inquilino incumpla con su compromiso de pago.

¿Cómo resulta un buen negocio? Digamos que tienes disponible tu crédito Infonavit o Fovissste, encuentras una preventa, le metes un poquito más con un crédito bancario, te haces del inmueble, lo pones a la renta y ¡pum! las rentas van pagando la deuda que adquiriste. 





Sin embargo, el negocio puede ser todavía más grande si eres paciente y consideras tu inversión a unos cuantos años, pues existe otro paso: convertirte en un inversionista inmobiliario. Una vez que terminas de pagar tu departamento lo pones a la venta, estarías recibiendo aproximadamente un 10% más de lo que invertiste, ahora ese dinero lo inviertes en una cesión de derechos, o lo que es lo mismo, lo inviertes en un remate hipotecario, sí, podrías tener que esperar unos 4 años para poder obtener la propiedad seleccionada, pero después de esa larga espera tendrás una propiedad por la que invertiste entre un 50% y 80% de su valor. 






Hagamos un ejemplo*:


  1. Utilizas tu crédito para comprar en preventa un departamento de $1,250,000.00. 
  2. A la entrega podría haber incrementado entre un 20 y un 25% su valor.
  3. Ahora tienes una propiedad de $1,562,500.00.
  4. La pones a la renta por $8,000.00. 
  5. En 13 años (sin considerar el incremento anual de la renta) obtienes $1,249,999.99.
  6. La vendes tomando como base el punto 3 y un incremento de plusvalía de un 20%.
  7. Ahora tienes $1,875,000.00 después de (seamos conservadores) 15 años. 
  8. Le juegas al inversionista inmobiliario y compras un remate (cesión de derechos) de $1,875,000.
  9. Ahora te esperas entre 1 y 4 años en lo que la libera el proceso jurídico (ya te esperaste 13 ó 15 años con tu depa en renta, nada más que ahora no tienes que preocuparte por el inquilino, o si se atrasaron "tantito" con la renta). 
  10. Te entregan tu propiedad, y esta tiene un valor de entre 2.5 y 3.5 ¡millones de pesos!





*El ejemplo usa números redondos, no considera la inflación o rendimientos anuales de las rentas (a tu favor) ni considera gastos, como los del notario (porque son bastante menores a las utilidades). 

Más información:

¿Crédito Infonavit o crédito bancario?

¿Son los remates hipotecarios una buena inversión?


Por: Ugo Rincón
08/ago/17

Comentarios

Entradas más populares de este blog

¿Qué es la gentrificación?

Millenials inmobiliarios